instagramFacebookTwitter
   

Desde la organización agraria ENBA, ante la publicación del informe especial “El cambio climático y la tierra” elaborado por el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos del Cambio Climático) y la alarma generada por la excesiva simplificación de algunos medios de comunicación quiere hacer un llamamiento a la cordura y a la racionalidad tanto por parte de medios de comunicación como población en general para que las conclusiones de dicho Informe, conclusiones que buscan combatir las consecuencias del Cambio Climático, sean utilizadas, por simplificación y caricaturización, como arma arrojadiza contra el sector agrario en su conjunto pero muy especialmente contra el sector vacuno.

ENBA, desde siempre, ha destacado la importancia que la agricultura y los sistemas de producción tienen bien con la seguridad alimentaria bien con cuestiones medioambientales como la lucha contra el cambio climático, la biodiversidad, etc. y por ello, quiere hacer una defensa de la agricultura sostenible, familiar y de montaña de nuestros baserritarras frente a otros sistemas de producción intensivos en tierra, agua y materias primas.

Por todo ello, coincidimos básicamente con el mensaje central de dicho informe que aconseja “una dieta equilibrada basada en alimentos de origen vegetal y alimentos de origen animal producidos de forma sostenible en sistemas que generan pocas emisiones de gases de efecto invernadero presentan mayores oportunidades de adaptación al cambio climático y de limitación de sus efectos" sin excluir ni demonizar alimento alguno sino queriendo impulsar la coherencia de nosotros los consumidores para que optemos por un modo de vida saludable donde la dieta equilibrada vaya acompañada de hábitos de vida (deporte, …).

Ni todos los consumidores son iguales ni todos los sistemas productivos agrarios son iguales, ni en lo bueno ni en lo malo, es por ello, más necesario que nunca apelar a la conciencia de los consumidores a que sean coherentes con su lucha contra el Cambio Climático a través de un modelo de alimentación saludable con una dieta equilibrada y fundamentada en la producción local frente a alimentos foráneos que viajan por medio mundo antes de llegar a nuestras mesas.

Reiteradamente hemos apelado a la fuerza del consumidor con cada una de sus actos de compra afirmando que “cada acto de compra de cada consumidor es un acto de política agraria” y aprovechando la publicación del informe IPCC debiéramos ampliar la afirmación hasta el punto de que “cada acto de compra de cada consumidor es un acto de política agraria y medioambiental”. Por lo tanto, coherencia.

 

Nota de Prensa del IPCC

Euskalmetlogo Lactologicologo Nekagip Sistema de Identificación Geográfica de Parcelas Agrícolas, SIGPAClogo PagoUnicologo AsuntosEuropeos
Subir